lunes, 2 de mayo de 2011

El feliz sueño del niño que clavaba alfileres en el trono del rey sin corona.




Rasgar.


El niño destrozado, veía antes sus ojos como se abría. Le inundaba curiosidad, y anhelaba con nerviosismo ese ansiado momento. Pero su orgullo nunca lo había permitido. Se había negado en la obsesión. Y la línea de la cordura lo mantenía fuera de sus posibilidades.

Y en cambio, aunque lo guardaba ferozmente, ese misterio, esa caja de pandora se abría antes sus ojos.

Por unos segundos el propio destello le cegó levemente, pero después se quedó maravillado ante su belleza y su tacto. Era suave y cálido. Podía sentir en sus manos todos esos sentimientos. El olor indescriptible le llenaba sus pequeñas fosas nasales. Lo cogió con sus manitas y se deleitó. Todo el esfuerzo mereció la pena.

Tumtum, Tumtum…. Su corazón palpitaba ante la nueva situación. Salió corriendo entre la oscura habitación, mientras que en su puño cerrado la luz cálida y roja brillaba. Tenía que darse prisa pues solo le quedaba unos minutos.

Cruzó otra habitación mucho más oscura que la anterior. En ella se escuchaba el tick tack de miles de relojes que nunca daban campanadas, por lo que el tiempo siempre era eterno.

Siguió adentrándose y adentrándose, dejando atrás el olvido. Y ya lo único que se podía escuchar eran vagos susurros inquietantes que reclamaban la atención del pobre niño con lúgubres llantos.

En la inmersa oscuridad que se cernía, el aire empezó a desgarrar. Estaba cerca de su cometido ya que notaba el negro hielo, y el frío oscuro que lo envolvía. Y entonces…


“Húndelo, Húndelo… desgárralo…”


El niño empezó a hundir el preciado tesoro de sus manos. Lo hundía una y otra, y lo repetía incansablemente desgarrando cada parte, cada trozo, cada sentimiento.

Y así fue como el niño se quedó sin corazón, hundiéndolo y desgarrándolo hasta satisfacer su ego.

4 comentarios:

Lírika dijo...

¡Sugoi! Me gusta ^^ . Aunque sea un poco emo el cuento pero es bonico *-*.

HachiNoah dijo...

Ni que decir que el pobre niño solo hizo lo que podía hacer ya que unas manos tan pequeñas no estaban hechas para manejar algo tan grande y pesado.
Pequeño, deberías haber esperado un poco más para mirar lo que había dentro de la caja y cogerlo... Además, para bien o para mal, no te has quedado ciego por lo que, aunque tu corazón se rompa, podrás seguir viendo las cosas que has intentado dejar atrás.

MelonGay dijo...

Le dedico esta entrada a mi querido Tom Riddle, y por sentirme algunas veces tan identificado con él.

Suwu dijo...

Siento que no te conozco. Al menos no lo suficiente. Me explico.

Yo pienso que los textos como el que has escrito tu esconden una experiencia, un recuerdo o un sentimiento del autor. O incluso los tres a la vez.

Con otras personas he podido descifrar lo que significa, aunque es tarea difícil. Por eso decía que no te conozco, porque aún solo sé leerte, no se traducirte. Puede que este déficit de traducción se deba a mi poca o más bien escasa intuición. No sé.

En definitiva estos textos me sobrepasan. Los termino y no saco nada en claro. Bueno, aún me queda mucha intersección de nuestros caminos que recorrer.