lunes, 28 de marzo de 2011

La ensimismación del despertar.




Onda que se altera, voz, pensamiento. Estoy pensando.

Soy un punto de voz, por lo que existo. No. No estoy definido y me oculto en unas tinieblas incorpóreas. Son sombras, son sentimientos, sensaciones. No, es el olvido. Soy vapor negro.

Tengo frío. ¿Tengo Frío? No sé que es el frío y lo siento. Sé que es frío ¿Sangre?

Mi yo nota un presión. Está oprimida. Ya no está libre. Huelo a sangre y noto el frío. Vida. Tengo cuerpo. Puedo tocar, puedo ver y puedo sentir frío. Noto un nudo en el centro de mi yo. ¿Por qué? Soy estático, monótono y quiero huir… ¿Por qué quiero huir? ¿De qué quiero huir? Verdad. Soy humano.

Comprendo lo que soy y me da asco, porque me veo, me toco… Empiezo a dudar, ya no soy perfecto. Tengo los sentimientos en mis manos, mis recuerdos y huyo. Empiezo a huir porque soy humano.
He aprendido a caminar por la necesidad de huir, así que si quiero avanzar tengo que evolucionar. Introduzco el disco.

El dolor de mi interior aumenta. Tengo corazón y despierto. La cognición de abrir los ojos. Me deslumbra una luz, me ciega, es el mundo. El horizonte está expandiéndose, y simplemente tengo que abrirme. Abrirme a lo que me rodea. La cognición de no estar solo ante el mundo. No. No estoy solo.

El mundo comienza conmigo.

2 comentarios:

Lírika dijo...

¿Pero no estás solo porque ahora tienes un maromo? ¿Porque tienes amigos? o ¿Porque te refieres a tus otras personalidades? ;P JAJAJAA, va, mi no querer ser mala, pero sí, es deshonroso conocernos como lo que somos... o no.

8Noah dijo...

Ni que decirte que este me ha cogido un nudo al igual que a tí, pero espera... Tú y yo somos iguales, tu y yo somos diferentes, tu y yo somos dos entes.

No uno. Dos. Dos no es uno. Uno es único. Dos es multitud. Compañía, que significa dolor, que significa escape.

Una vía de escape.